viernes, 12 de mayo de 2017

Cine para saber de arquitectura y diseño. 1ª parte.

¡Saludos!
 Esta entrada es la primera de una serie en la que recopilaré algunas de las películas de referencia, como "El Manantial" y "Metrópolis" hasta algunas más contemporáneas como "Blade Runner, para recorrer la historia de la arquitectura y el diseño contemporáneos. Esta lista no pretende ser exhaustiva pero sí presentar un variado conjunto para aprender a través del denominado Séptimo Arte, en ésta ocasión, de arquitectura y diseño. 

¡Espero que os guste!

1. Metrópolis

El crítico Roger Ebert en su libro ‘Las grandes películas, 200 películas imprescindibles de la historia del cine’ afirma que: “Metrópolis fijó para el resto de siglo la imagen de una ciudad futurista como un infierno de progreso científico y desesperación humana”.
‘Metrópolis’ nos traslada al año 2026. Narra la historia de un futuro dividido en dos mundos: uno mira al cielo, el otro se pudre trabajando en las profundidades de la tierra. Los pensadores habitan en lujoso áticos y se dedican al deporte y a la vida social. La clase trabajadora por el contrario, es esclava de una mitad que ni siquiera conoce y vive alienada, moviéndose al ritmo de las agujas de un reloj (objeto con gran simbolismo en la película) y presa de unas máquinas que nunca se detienen, como luego plasmaría de forma más cómica Charles Chaplin en la inolvidable ‘Tiempos modernos’ (1936).

El detonante de la trama surge cuando el hijo del amo de Metrópolis, Freder Frederson (Gustav Fröhlich), recibe en su “Jardín del placer” la visita de una joven llamada María. Subyugado por la belleza y la bondad de esta joven (Brigitte Helm), Frederson se adentra en las entrañas de la ciudad subterránea. Allí descubre una realidad cruel que desconocía, así como el germen de una revolución que intentará frenar con engaño y manipulación su padre (Alfred Abel) y el científico Rotwang (Rudolf Klein-Rogge). A partir de entonces, Frederson con la ayuda de María se convertirá en el “mediador” de este enfrentamiento entre “cerebro y manos”.

Fritz Lang era hijo de un arquitecto y pasó a su vez por la Escuela de Arquitectura. En su mítica "Metrópolis", de 1926, nos llevó a las ciudades del futuro y reflejó la estética de su época mostrando las influencias del constructivismo, la arquitectura funcionalista e incluso el art Decó, tan de moda en su época. El futurismo y racionalismo y la influencia de Bruno Taut, Antonio Sant’Elia, Mies van der Rohe, Le Corbusier y Ludwing Hilberseimer se deja también sentir en esta ciudad polarizada, estratificada y hacinada.

Metrópolis es, hasta la fecha, el único largometraje declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad.

Título original: Metrópolis. País: Alemania. Año: 1927. Duración: 153 min. Director: Fritz Lang. Guión: Thea von Harbou. Música: Bernd Schultheis & Gottfried Huppertz. Fotografía: Karl Freund & Günther Rittau (B&W). Reparto: Gustav Fröhlich, Brigitte Helm, Alfred Abel, Rudolf Klein-Rogge, Fritz Rasp, Theodor Loos, Heinrich George, Fritz Alberti, Grete Berger, Heinrich Gotho, Georg John, Olaf Storm. Productora: U.F.A.. Género: Ciencia ficción. 

Os dejo el trailer de la película:

Podéis ver la versión incompleta y censurada por los nazis en el siguiente enlace, cuya duración es  inferior por los cortes y pérdidas que había sufrido la cinta

En 2008 se encontró una copia sin censura y completa en el Museo del Cine de Buenos Aires.  La versión íntegra  restaurada, con subtítulos en español, podéis verla en el siguiente enlace


2. El Manantial
Resultado de imagen de poster ayn rand el manantial
'El Manantial', de King Vidor (1949), (de la que hablamos recientemente aquí) es la historia de un arquitecto vanguardista, dispuesto a luchar por sus principios y contra el establishment hasta hacer   tambalear los cimientos de la profesión. El protagonista, encarnado por Gary Cooper, parece un trasunto de Frank Lloyd Wright, y, de hecho, se solicitó al arquitecto que realizara  los dibujos que aparecen en la cinta. Lamentablemente los honorarios que solicitaba resultaron excesivos para los productores, que desistieron de la idea. 

El manantial the fountainhead

Frank Lloyd Wright (1867–1959), (del que ya hemos hablado aquíaquí, y aquí) es, junto a Walter Gropius, Le Corbusier,  Mies Van der Rohe y Alvar Aalto, uno de los pilares que sostienen los fundamentos de la arquitectura moderna.  

En 72 años de vida profesional construye 437 edificios, diseña otros tantos proyectos que no se harán realidad, mantiene una fecunda actividad docente y publica una larga serie de escritos. Toda su vida profesional tiene razón de ser una voluntaria renuncia a aceptar los límites establecidos por la sociedad y la cultura de su tiempo. Wright representa como pocos el carácter emprendedor de un país aún joven y lleno de confianza en las posibilidades de su futuro.

Wright redefine el espacio arquitectónico. Subraya la importancia del espacio interior de los edificios: “El edificio no será, en adelante, un bloque de materiales de construcción elaborado desde fuera, como una escultura. El ambiente interno, el espacio dentro del cual se vive, es el hecho fundamental en el edificio, ambiente que se expresa al exterior como espacio cerrado”.

Al igual que hiciera Wright, el joven arquitecto protagonista de la película trabaja de manera libre, con un estilo único y personal alejado de sus contemporáneos. A Wright esto le permitió desarrollar un nuevo sentido de la arquitectura, que ha servido de influencia para muchas generaciones de arquitectos. 


El manantial the fountainhead

Podeis ver la película en V.O subtitulada al español pinchando en el siguiente  enlace
Puedes leer un artículo sobre la novela homónima y su autora, Ayn Rand, guionista de la película,  pinchando aquí.  "Rand argumentaba que sólo la libertad individual puede fundar la inteligencia. Y que sólo la inteligencia íntegra puede crear un mundo mejor, más auténtico y más feliz" 

Título: El manantial. Título original: The Fountainhead. Director: King Vidor. Reparto: Gary Cooper, Patricia Neal, Raymond Massey, Kent Smith, Robert Douglas. Productor: Henry Blanke
Guión: Ayn Rand. Música: Max Steiner Año: 1949. Productora: Warner Bros Entertainment
Duración: 108 minutos. País: USA


3. Berlín, sinfonía de una gran ciudad
Resultado de imagen de berlin sinfonía de una ciudad documento historico
En 1927, Walther Ruttman, pintor de profesión y vinculado al movimiento postexpresionista Nueva objetividad, rodó el documental 'Berlín sinfonía de una ciudad' ('Berlin: Die Sinfonie der Grosstadt'), a partir de un guión suyo y de Karl Freund. Se trata de un film mudo, concebido para ser acompañado por una partitura de Edmund Meisel que se recuperó en 2007.  

En el estreno del año 1928, el director comenta: “Desde que empecé en el cine, tuve la idea de hacer algo con vida, crear una película sinfónica sobre la gran energía que comprende la vida de una gran ciudad".

La película se divide en actos que van surgiendo según los momentos del día y éstos, a su vez, se segmentan en bloques. Cada uno de estos episodios muestra un ritmo diferente, al igual que lo mostraría cualquier metrópolis según las horas a las que nos acercásemos a ella: el amanecer tranquilo donde sólo algunos comercios van abriendo sus cierres, la hora punta con frenética actividad, el trabajo, el medio día, la agradable tarde de cafés y terrazas y la noche cosmopolita.
Berlin
No sólo podemos apreciar la arquitectura de una ciudad que sería casi completamente destruida durante la II Guerra Mundial pocos años más tarde, sino un verdadero documento social de lo que era el Berlín de entreguerras. 


Título original: Berlin Die Symphonie der GroBstadt . Año: 1927. Duración: 72 min. País: Alemania. Director: Walther Ruttmann. Productor: Karl Freund. Guión: Walther Ruttmann, Karl Freund (basada en la idea original de Carl Mayer) Música: Edmund Meisel Fotografía: Reimar Kuntze, Robert Baberske, Läszlo Schäffer, Karl Freund

martes, 9 de mayo de 2017

Arquitectura española s. XX


Saludos, siguiendo con la arquitectura del s. XX os dejo una presentación que recoge las obras más representativas aquí. También os dejo otra que resume algunas de las obras más representativas de la arquitectura española del s. XX aquí.

Espero que os sean útiles

domingo, 7 de mayo de 2017

Arquitectura en la segunda mitad del s. XX. Arquitectura orgánica

A partir de la segunda mitad del s. XX lo que define a la arquitectura es la diversidad.
Aparecen en escena una serie de arquitectos que  van a seguir el ejemplo de la arquitectura internacional, racionalista y de los grandes arquitectos Le Corbusier, Mies van der Rohe y Frank Lloyd Wright.

En el desarrollo de la vertiente orgánica destacan los arquitectos los escandinavos. Entre ellos destacamos al sueco Jorn Utzon autor de la Ópera de Sydney, iniciada en 1957 .


Para más información pincha aquí

Eero Saarinen proyectará el edificio terminal de la TWA (1956-1962) en el aeropuerto Kennedy de Nueva York

Saarinen se inspira en las bóvedas de crucería gótica para albergar un espacio sin columnas que da cabida a varios servicios. Pese a que la estructura parece ser una pieza escultórica de hormigón, en su interior está reforzada por una invisible red de acero, una especie de “hamaca invisible de acero” que soporta la cubierta. Se trata de una gran columna en forma de Y que se transforma de manera plástica y pausada en otras vigas encargadas de sostener las cuatro secciones de la cubierta, a la vez que permiten, a través de su separación, el paso cenital de luz natural y alivianan el peso visual de la estructura

Para más información pincha aquí

El finlandés Alvar Aalto, que concibe edificios sobrios en los que aprovecha al máximo las cualidades expresivas de los materiales, en especial la madera y el ladrillo



Su Silla Paimio (1931-1932) y su Taburete 60 (1933) fueron hitos del desarrollo del mobiliario moderno, su emblemático jarrón «Savoy» (1936) se ha convertido en el símbolo del diseño finlandés, sin dejar de lado su singular lámpara colgante con forma de colmena.


Resultado de imagen de jarron alvar aalto


Frank Lloyd Wright - El arte de construir


Saludos,
hoy centramos nuestra atención sobre el arquitecto norteamericano Frank Lloyd Wright (1869-1959), representante de la arquitectura organicista. Por arquitectura orgánica debemos entender todas aquellas manifestaciones arquitectónicas que tratan de adecuarse y aliarse con la naturaleza. Esta idea se puede rastrear en otros arquitectos anteriores pero la verdadera formulación teórica del Organicismo la realizó Frank Lloyd Wright . 

Los dos elementos más característicos de su arquitectura son la asimetría de los volúmenes, y la ausencia de fachadas. El edificio se concibe como una expansión a partir de un eje, ya sea en terrazas o en superficies continuas. Otros elementos característicos son el uso de la luz y los materiales naturales. 

Sus obras más destacadas fueron la Casa Kaufmann o Casa de la Cascada (1936), el Edificio de Oficinas Jhonson (1936-39) y el Museo Guggenhemim de Nueva York (1943-1959) donde concilia la rampa interior con la espiral exterior. 

Museo Guggenheim de Nueva York:   Iniciado el proyecto en 1943, las obras de construcción se retrasaron hasta 1956 por los cambios constantes de ubicación y los diversos obstáculos a los que tuvo que hacer la obra. El arquitecto no pudo ver inaugurado el edificio pues murió seis meses antes de la apertura del museo en 1959


El exterior del Museo Guggenheim es un cilindro blanco de hormigón reforzado que parece girar hacia el cielo. Las curvas del exterior del museo, sin embargo, tienen un efecto aún más impresionante en el interior. Dentro, Wright propuso "un gran espacio en un suelo continuo," y su concepto fue un éxito.


Más información sobre el Museo Guggenheim de Nueva York aquí y aquí


Oficinas Jhonson Wax (1936-39):

Wright diseñó un volumen horizontal, contrario a los altos edificios que tan de moda estaban en la época. Para Wright la línea horizontal era la del horizonte, la que se asocia con el terreno, y la única dirección que lograba hacer que el edificio perteneciese a dicho terreno.
El complejo cuenta con una torre vertical, pero esta no pertenece al proyecto original sino que sería proyectada diez años más tarde por el propio Wright, y aún en este volumen vertical quiso marcar la línea horizontal por encima de todo.




El edificio se sostiene mediante 60 columnas de 6,5 metros de altura, con una base de sólo 22 cm que se expanden al llegar al techo cubriendo toda la superficie.

Esta novedosa estructura causó mucha desconfianza entre las autoridades, quienes no sólo solicitaron un estudio minucioso de la misma sino que exigieron a su vez realizar una prueba real con un pilar modelo. Cada pilar debía ser capaz de soportar 6 toneladas de peso, sin embargo, debido a al escepticismo que esta estructura generó, la comisión sólo los aprobaría si eran capaces de soportar el doble.
Para más información sobre el Edificio de Oficinas Jhonson Wax pincha aquí

Casa Kaufmann, más conocida como Casa de la Cascada (1934-1937) concebida como una superposición de niveles en voladizo. Esta disposición permite al usuario una absoluta intimidad respecto al exterior, que sin embargo se puede contemplar sin interrupciones. Como en otras construcciones Wright utiliza el aparejo rústico, en combinación combinación con otras texturas y colores, lo que proporciona a su arquitectura gran expresividad.
Para más información puedes acceder aquí y a la página web oficial aquí

Por último un video sobre la vida y obra del arquitecto



sábado, 6 de mayo de 2017

El arquitecto y su obra




Saludos! O dejo unas escenas de la película "El manantial". 

El Manantial (The Fountainhead) película de 1949 dirigida por King Vidor, basada en la novela homónima escrita en 1943 por Ayn Rand, filósofa y escritora estadounidense de origen judío ruso, ampliamente conocida por sus novelas y por haber desarrollado un sistema filosófico al que denominó «objetivismo»

El protagonista de la novela, Howard Roark (Gary Cooper)  es un joven arquitecto que decide luchar solo contra los convencionalismo sociales, las ideas preconcebidas, los prejuicios, en lugar de comprometer su visión artística y personal. El libro sigue su batalla para practicar lo que el público ve como la arquitectura moderna y racional, en un establishment centrado en la adoración de la tradición y la falta de originalidad. El cómo otros personajes se refieren a Roark en la novela revela diversos tipos de arquetipos del carácter humano, todos los cuales son variaciones entre Roark, el hombre ideal, de espíritu único, independiente e íntegro, y lo que la autora describe como "second-handers" (subordinados); personas mediocres cuyo objetivo es lograr el "éxito" aunque tengan que traicionarse a sí mismos y a sus principios y a las personas que aman y valoran, persiguiendo a todas aquellas personas que se alzan en contra de la mediocridad para mostrar su originalidad. Las complejas relaciones entre Roark y los diferentes tipos de personas que ayudan u obstaculizan su progreso, o ambas cosas, permiten que la novela sea a la vez un drama romántico y una obra filosófica. Roark es la encarnación de Rand del espíritu humano, y su lucha representa el triunfo del individualismo y la integridad personal sobre el tradicionalismo y la falta de principios sólidos.

Quizás la autora pudo inspirarse en el arquitecto más famoso y  polémico del momento, el estadounidense Frank Lloyd Wright. ;)





Fundamentos Arte I. Apuntes Arte Gótico

Saludos! Os dejo una presentación sobre el arte gótico. Es muy completa y os ayudará a preparar vuestro estudio.
Espero queo os sea útil. 

martes, 2 de mayo de 2017

Le Corbusier: Unidad de habitacion


DESCRIPCIÓN: Nos encontramos ante una imagen de la Unidad de Habitación de Marsella, proyectada por Le Corbusier y construida en 1947. Se enmarca dentro del estilo arquitectónico conocido como racionalismo o estilo internacional.


ANÁLISIS: En la Unidad de Habitación, Le Corbusier pone en práctica sus cinco principios fundamentales que estarán presentes en la mayor parte de su obra: planta libre, estructura sobre pilotis, fachada libre, pared de cristal y terraza cubierta..

El edificio se levanta sobre pilares y no directamente sobre el suelo. Esto permite, que los edificios no supongan un obstáculo a la circulación de vehículos y peatones, haciendo una ciudad más transitable.
La construcción se organiza en base a una planta libre en la que los tabiques se disponen en función de las necesidades de la distribución interior.
La fachada es libre e independiente de la estructura del edificio. Y supone la contraposición de elementos abiertos y elementos cerrados.
Se abren grandes ventanas longitudinales desde el suelo hasta el techo.
La cubierta es plana.
Partiendo de estos principios, Le Corbusier, crea una estructura en la que dispone las diferentes unidades de habitación. La disposición es de dos alturas, arriba las habitaciones, abajo salón cocina, y baño. El salón queda totalmente diáfano al ocupar las dos alturas. En otra parte del edificio se dispone de una zona comercial y en la terraza de un gimnasio.

Las formas del edificio, responden claramente a los principios del estilo internacional, con formas rectas y nítidas que debido a sus proporciones le dan un aspecto monumental.

COMENTARIO: La Unidad de Habitación responde al concepto de vivienda ideado por Le Corbusier de "máquina de habitar", que debía ser completa y autosuficiente. Le Corbusier entiende que la modernidad ha dotado a la arquitectura de medios suficientes para adaptarse a la vida del hombre moderno, sin embargo, este se muestra temeroso a aceptar ciertos avances. En este proyecto, Le Corbusier pretende aunar conceptos contrarios como vivienda dúplex y bloque colectivo disfrutando de las ventajas de los dos medios de vida. También trataba de conciliar la vida urbana con la vida tranquila de las pequeñas urbes y pueblos, es por esto que incluye una zona comercial, haciendo del edificio no un espacio residencial, sino un espacio de vida a modo de un pequeño pueblo. La Unidad de Habitación, también es una propuesta urbana, ya que Le Corbusier considera que los proyectos de ciudad jardín, son antieconómicos, sin embargo un gran bloque de viviendas, permitiría tener más zonas verdes.

Le Corbusier, está considerado uno de los grandes arquitectos del siglo XX, a partir de los años 50 la construcción de viviendas adopta muchos de sus principios, como una estructura de planta libre, sobre la que se disponen los tabiques, y también la fachada. Entre sus proyectos más destacados encontramos la Villa Savoye y la Iglesia de Notre Damme.

En el año de 1956, se organizó la Exposición Internacional de Construcción "Interbau" a la que Le Corbusier fue invitado para proyectar y construir un conjunto de viviendas residenciales. La ubicación de la exposición sería el barrio de Hansaviertel al este de la ciudad de Berlín, sin embargo se consideró que el proyecto contaba con más extensión por lo que se trasladó a Charlottenburg. Esta sería la segunda ocasión en la que fue invitado a participar en un proyecto en Alemania, representando la oportunidad para construir una Unité d´Habitation como parte de la exhibición de sus ideas para vivir.

La exposición sería inaugurada en 1957 con la intención de mostrar la modernización de Alemania y reconstrucción después de la Guerra Fria, ya que esta ocasión abriría las puertas a la experimentación en la construcción y la bienvenida de nuevas técnicas. Cincuenta y tres arquitectos de renombre participarían en el proceso, algunos de ellos fueron: Walter Gropius, Alvar Aalto, Oscar Niemeyer, Hans Scharoun y Wils Ebert.

Le Corbusier emplea los mismos conceptos que en la Unite d´habitation de Marsella, sigue los cinco puntos que plantea en toda su obra que son

Convierte el bloque en un “inmueble villa”, aplicando una vez más el concepto de “rue interieur” que se localiza en la parte central del edificio, dando acceso a cada célula o máquina de vivir hacia ambos lados de las fachadas longitudinales y la fachada sur del mismo.

Le Corbusier proyecta la Unité de Berlín con el sistema del Modulor que tenía el módulo de 2.26m como en la Unite d´habitation de Marsella, sin embargo las difíciles relaciones con los colaboradores y la incompatibilidad de las normas constructivas en Alemania forzaron a abandonar las proporciones dadas por el Modulor y aumentar un metro de altura libre entre los forjados. Es por ello que el edificio vio una repercusión en los “brise –solei” lo cual molestó a Le Corbusier ,que terminó renunciando a la obra.